La Mereth Aderthad Programa de actividades Actividad

Lectura de cuentos

Los altos estantes temblaban levemente cuando el sol estaba alto. Los trabajos de las galerías inferiores retumbaban en las paredes de piedra, y los volúmenes sufrían una incesante lluvia de polvo. Por ello, alguno de los pergaminos yacía colgando de un estante, abierto como las alas de las palomas, esperando que una mano gentil lo recolocase en su sitio.
Durante el día, la sala de los libros estaba vacía.
Era al llegar la noche, cuando los golpes cesaban y los espíritus se entregaban al reposo, cuando los Sabios y los aprendices entraban en la biblioteca. Llevaban candiles diminutos, y sus penetrantes ojos de enano sabían distinguir los volúmenes por su nombre, aun en los estantes más altos. Los más jóvenes eran los encargados de reponer los documentos desprendidos, revisar las cadenas, aventar la grava y recontar los ejemplares. Las mujeres sabias eran también las más habilidosas, así que cosían los legajos y remachaban las cubiertas con pequeños martillos de gemas.
Una vez todo estaba apañado y limpio, era el turno de los niños.
Entraban ordenadamente, cogidos de la manita, y se sentaban en círculos alrededor de alguno de los grandes sabios. Y ellos y ellas, con sus voces solemnes y profundas, les contaban un cuento.
Y así era cómo los enanos aprendían sus tradiciones, tan secretas y guardadas con tal recelo que ni se escribían en el papel. Así que yo, forastera llegada a este reino de las profundidades, ardo en deseos de escuchar alguno de esos cuentos, de esas historias que voces sabias tengan a bien contarme.

Os invitamos a traer vuestra sabiduría de tierras lejanas y cercanas, de voces propias o autorías ajenas, a nuestra Lectura de Cuentos.
Si quieres reservar tu sitio, manda un email a estelcon2014@gmail.com con el asunto "lectura de cuentos" indicándonos si necesitas algo en especial. No temáis si no os acordáis de apuntaros: habrá libros y tiempo para que quien lo desee pueda leer cuando quiera.